¿Cuál es la diferencia entre una casa prefabricada y una normal?

Ángel Montes
3 minutos
¿Cuál es la diferencia entre una casa prefabricada y una normal?

Pero lo cierto es que las diferencias están en . Cuáles son las diferencias entre las casas prefabricadas y las casas tradicionales, esta es una pregunta recurrente. La verdad es que la respuesta no es sencilla, porque las diferencias o similitudes se encuentran en diferentes parámetros. Si la pregunta es qué diferencias encontraremos al vivir en ellas, la respuesta es en principio ninguna.

Vivir en una casa prefabricada no tiene ninguna diferencia con una casa tradicional. Pero lo cierto es que las diferencias están principalmente en el proceso de construcción. Y luego están las diferencias en la eficiencia energética, siempre y cuando la casa prefabricada elegida sea una Casa Modular. Quería saber qué pensaba yo de las casas prefabricadas porque, según él, le parecían un auténtico chollo.

En conclusión, creo que a las casas prefabricadas y modulares les queda mucho camino por recorrer. Como se sabe, todos los productos pasan por varias fases hasta que se normalizan completamente en el mercado, es decir, hasta que la gente los percibe como algo habitual e incluso como la opción «lógica y normal». La principal diferencia con las casas modulares son los materiales, el montaje y la modularidad. En una casa prefabricada se monta todo y los materiales son mucho más ligeros que en una casa modular (hormigón, piedra o cerámica), pero también son más pequeños.

La principal diferencia entre las casas prefabricadas y las tradicionales es la forma de construirlas. Las casas prefabricadas se construyen siempre en el mismo lugar, normalmente una fábrica con las características necesarias, y las tradicionales en el lugar donde se ubicará la casa. Las casas prefabricadas son la evolución de la arquitectura residencial y vienen a mejorar las tradicionales. Las construcciones modulares como las casas de hormigón, los edificios prefabricados o las viviendas evolutivas son un tipo de vivienda cada vez más habitual en el paisaje urbano de las ciudades.

Es decir, a no ser que puedas elegir entre cientos de modelos (cosa que no le deseo a nadie, porque ya es bastante difícil elegir entre las 4 marcas de café del supermercado), poco podrás hacer en cuanto a funcionalidad. De esta forma, se repite el proceso, no el diseño de la casa, según Navarro, y se puede decidir qué espacios se necesitan, dónde irán las ventanas, la implantación de dobles alturas, de voladizos. Una particularidad que no distingue a estas construcciones de la obra tradicional y que puede restar interés a aquellos usuarios que quieren tener una casa lo más personal posible pero huyen de los trámites administrativos. Al mismo tiempo, las casas prefabricadas son más baratas de construir, ya que no requieren el uso de un presupuesto tan elevado como el que supondría la construcción tradicional de una vivienda.

Estas casas se construyen para cumplir con la Ley Federal de Fabricación de Edificios Estandarizados y de Seguridad del 15 de junio de 1976. Las casas manufacturadas se construyen íntegramente en una fábrica bajo el código federal de construcción administrado por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD). Esa sería la segunda baza donde radican las diferencias entre la construcción de casas prefabricadas y las tradicionales. En España no existe un sistema único para el desarrollo de casas prefabricadas, por lo que una de las ventajas que este tipo de viviendas ofrece al cliente es su personalización final. Actualmente ayudo a personas de toda Andalucía a diseñar y construir la casa de sus sueños, acompañándoles hasta el final en esta pequeña jungla que es el mundo de la construcción.

Pensad que somos nosotros los que diseñamos la casa a nuestro gusto y según los materiales que elegimos, el problema es que estos materiales son los que suben o bajan el precio final. Esto es una consecuencia, dicen los responsables de Obox, a los procesos industriales que utilizan las casas prefabricadas, en los que «la eliminación de residuos está mucho más regulada y es mucho más exigente». El objetivo de este post es aclarar la diferencia entre una casa modular y una prefabricada porque aunque se parecen no son lo mismo, ni son tan parecidas como se piensa. Este es uno de los factores que me lleva a pensar que las casas prefabricadas tienen un largo camino por recorrer.

De hecho, según Elena Pereira, directora comercial de Modular Home, las instalaciones prefabricadas son «más competitivas y económicas porque el sistema con el que se realizan «está diseñado para optimizar la mano de obra y generar un ahorro de tiempo de hasta el 70%».